martes, 1 de mayo de 2018

"HASTA LUEGO LUCAS" LIBRO DE HOMENAJE A CHIQUITO DE LA CALZADA

La P.A.E. Plataforma de Adictos a la Escritura convocó un concurso de microrrelatos en homenaje al gran Chiquito de la Calzada. Pues bien, los micorrelatos finalistas escritos han sido recogidos en una antología titulada "Hasta luego Lucas". Cinco microrrelatos míos han sido recogidos. Aquí van:

DISPUTA FILOSÓFICA
-Te mueves más que los precios, ¡Pecadooorrr! –dijo ese fistro de Parmínedes.
-Es que nadie se baña dos veces en el mismo río, ¡por la gloria de mi madre! –le rebatió Heráclito.



LAS VENTAS
Ese peaso de escritor independiente que pasa más desapercibido que un peo en un jacuzzi. Va un amigo y le pregunta:
-¿Cóomoorr van las ventas de ese fistro de libro?
-Mala persona, las ventas dice, las ventas son una plaza de toros. ¿Te das cuén?


CHEF CHOF
-Papaaar, papaaar, no quiero almóndigas.
-¡Cómoorrr! ¿No quieres almóndigas que es carne de mi carne, de mi diodeno sexuaaal?
Y ese padre que trabaja menos que el sastre de Tarzán, aplasta la almóndiga de un puñetazo y le dice al niño:
-Pues come hamburguesa.


LA PLACA
-Doctor, doctor, tengo pupita en el fistro diodenal.
-Vamos a tener que hacerle una placa.
-¿Del fistro?
-No, fúnebre.

EN LA GLORIA DE SU MADRE
-Señor enemigo, ¿podría acercarnos el barco? Es para mandarles un torpedo, sí, que con los recortes los lanzamos con tirachinas.
-Gila, ¿Qué guarrerida española es esa? ¿Cómoorr vas a lanzar un torpedo sexuaaal con tirachinas? ¡Cobardeer! ¡Al ataqueerr!

 Resultado de imaxes para chiquito de la calzada

sábado, 28 de abril de 2018

PROXENETISMO




-Tienes que venir -le rogó el poeta Heinrich Heine a su amigo, otro exiliado alemán como él-. La tarde moría y las callejuelas del barrio latino de París se emborronaban de tinieblas.
-¿Al salón de esa aristócrata marimacho? -respondió con desdén Karl Marx
-No es marimacho.
-¿No? Viste como un hombre, fuma en pipa y firma su literatura con un nombre de varón…, ¿cómo es?
-George Sand. Si firmara con su nombre de mujer no le harían caso. Quizás en la sociedad socialista con la que sueñas se considere por igual a hombres y a mujeres -alegó Heinrich-. Marx se encogió de hombros. -Ven, será una velada estupenda. Su pareja, Chopin, tocará el piano; lo hace siempre que su salud se lo permite. Esta noche estarán presentes el compositor Franz Liszt, el pintor Eugène Delacroix, los escritores Víctor Hugo y Honoré de Balzac…
-No sigas, todos burgueses decadentes. Además, no puedo ir. He quedado dentro de una hora en el Café de la Régence con un tal Friedrich Engels, es un alemán de ideas socialistas afincado en Inglaterra que está deseando conocerme, según afirmó en una efusiva carta que me mandó.
-Aplaza la entrevista. Hay una mujer extraordinaria invitada esta noche.
-¿Otra lesbiana hombruna?
-Flora Tristán.
-¿Quién? -preguntó Marx.
-¿Te llamas socialista y no conoces a Flora Tristán, la mujer de verbo profético y enérgico que en Francia ha organizado a miles de trabajadores en la Unión obrera? -Karl Marx comprendió que aquella noche debía acudir a la velada del salón de George Sand.

Fue un flechazo, un fulgor. Fue una comunión de ideas, pareceres e indignaciones y sueños. Apenas Heine los presentó, Flora y Karl se sentaron la una frente al otro y se desentendieron de alternar con el resto de los invitados al salón, lo que suponía una grosería social. Una mujer que lucía cabellos negros que se derramaban en tirabuzones hasta sus hombros. Bella, pero con una intensidad en la mirada y en la severidad de la expresión de su rostro que revelaba su carácter enérgico y tozudo. Karl estaba extasiado. Jamás había conocido una mujer igual y durante toda la conversación casi se limitó a escucharla. Ella, de origen pudiente, huérfana de padre, con una madre caída en la pobreza, había conocido la explotación del proletariado y la cárcel del matrimonio; se definía a sí misma como una “paria” por su condición de hija natural y de mujer separada que abandonó a su marido porque la maltrataba. Una mujer tenaz y valiente que había viajado a Perú, en busca de fortuna, y a Inglaterra, de criada; que había escrito libros en los que denunciaba la explotación de los obreros y la opresión de la mujer. Una fémina que sobrevivió de milagro al intento de su ex marido de asesinarla, disparándola a plena luz del día en una calle de París, y que convivía con una bala alojada en el pecho. Y lo que era más importante aún para Marx, ¡una mujer! líder indiscutible de una organización que aunaba a miles de obreros por toda Francia; algo impresionante para él, que apenas era un joven filósofo que soñaba con transformar el mundo.

Flora ya había tenido bastante con los hombres; es más, el amor y la plenitud carnal la estaba viviendo con Olympia, el verdadero amor de su vida. Sin embargo, se sintió atraída por aquel joven idealista que remarcaba las erres hablándole en un francés con acento alemán exagerado y dañino para los oídos. Sí, era hermoso; los cabellos rizados, que denotaban su ascendencia judía, sus profundos ojos negros y aquellos dos tramos de bigote sobre las comisuras del labio superior en un intento, un poco ridículo, de aparentar virilidad. Tenía el porte y el aspecto de un héroe romántico. Pero, sobre todo, Flora descubrió un hombre sabio y cultivado, pese a su juventud, bendecido por una mente privilegiada; una máquina de pensar, una atronadora razón en marcha guiada por una insobornable pasión moral. Un hombre casado con una aristócrata: un burgués que había renunciado a una apacible carrera académica, que había perdido fortuna y patria, y que había sido perseguido por las autoridades de su país al ponerse del lado de los oprimidos, en el lugar correcto de la barricada de la Historia.

La velada se les hizo corta para los dos, ¡tenían tantas cosas de qué hablar! Flora y Karl volvieron a verse furtivamente por París. Primero en los cafés, después en las pensiones y en los lechos de insalubres buhardillas. ¿Cómo no iban a vestirse de amantes adulterinos cuándo tenían tanto en común? El destino había decidido unirlos. Ella le explicó sus ideas socialistas tras hacer el amor con desespero, como si el mundo fuese a acabarse, o la revolución anhelada por ambos estuviese a punto de estallar en cualquier momento. Flora opinaba que los obreros debían emanciparse por ellos mismos como clase social, sin esperar nada de los socialistas utópicos burgueses; que los trabajadores no tenían patria y el chovinismo nacionalista era una trampa y que sólo una gran unión internacional de los proletarios de todo el mundo tendría la fuerza necesaria para poner fin al sistema presente e inaugurar una nueva era de justicia e igualdad sobre la tierra;  que no podía haber una liberación verdadera de los oprimidos si no se rompían, a la vez, las cadenas que sujetaban a la mujer en el hogar.

Flora también le explicó a su amante cosas más personales de su vida: como que a los veintidós años tuvo que huir de la casa de Chazal, su marido impresor, llevándose a sus dos hijos Ernest y Aline, tras descubrir que el padre había violado a su hija.

“Dad a todos y a todas el derecho al trabajo, la posibilidad de comer, el derecho a la instrucción, la posibilidad de vivir por el espíritu, el derecho al pan, la posibilidad de vivir del todo independiente, y la humanidad hoy tan vil, tan repugnante, tan hipócritamente viciosa, se transformará en el acto y se volverá noble, orgullosa, independiente, ¡libre!, ¡bella! y ¡feliz!” -subrayó Marx el párrafo en uno de los libros que aquella mujer, de educación autodidacta, había escrito.

La muerte puso fin al romance. El catorce de noviembre de 1844 moría Flora Tristán a consecuencia de las secuelas que el intento de asesinato de su ex marido había dejado en su cuerpo.

Cuatro años después Karl Marx publicaba El Manifiesto comunista en el que se apropiaba de las ideas de Flora, sin nombrarla. Nunca reconocería su legado. Años después, en Inglaterra, sí lo haría en privado, en una charla con Engels, en la que admitió haber saqueado las ideas de Flora: “En cierto modo, Friedrich, me comporté como un proxeneta” declaró, en una inusual muestra de autocrítica, el genial y arrogante filósofo Karl Marx.

(Relato publicado en el número 28 de la revista mexicana "Los Heraldos Negros")

 http://heraldosnegros.org/

lunes, 23 de abril de 2018

LA PRIMAVERA DEL TÉ


La escena no tiene nada de especial: dos muchachas montan en bicicleta sobre la estrecha calle adoquinada carente de tráfico. Margot y su hermana Ana han aprovechado el primer día benigno de primavera para pasear. Su madre, a regañadientes, les ha concedido permiso para salir con la promesa de que no abandonarán el barrio bajo ningún concepto. Los tiempos andan revueltos y es demasiado peligroso para cualquier chica joven y, en especial, para ellas. Al menos, si permanecen en el barrio y les pasa algo, cabe la posibilidad de que algún vecino que las conozca las ayude –todavía quedan personas heroicamente decentes-.
Las chiquillas pedalean junto al canal. La tibieza del sol, una leve brisa refrescando sus rostros y la sensualidad del esfuerzo físico, se combinan en una sensación placentera. Por unos momentos, bajo el cielo de Ámsterdam, un efímero gozo de plenitud las embarga, una alegría sin causa desclava sus risas. Por escasos minutos la vida se parece a aquella que disfrutaron antes de la guerra.
Ana, la pequeña –tiene doce años-, es la más parlanchina y vivaracha de las dos, tiene una imaginación febril y le gusta hacer bromas y hablar de temas ligeros; un carácter que contrasta con el de Margot, su hermana mayor, que pese a que aún es quinceañera, es mucho más formal y madura. Ana pedalea hasta colocarse junto a su hermana para así poder charlar mientras circulan. Satisfecha, comenta que aquel primer día soleado parece una invitación a la vida y, pese a lo que digan sus padres, en abril irá a contemplar los campos floridos de tulipanes y que ningún maldito nazi se lo va a impedir.
Las muchachas, al doblar una esquina, se topan con un vehículo blindado de la Wehrmacht, en cuya torreta un soldado apura un cigarrillo. Se quedan petrificadas. El militar las contempla con desprecio y arroja la colilla mientras masculla unas palabras: “¡Malditos judíos! Nosotros por su culpa muriendo en el frente y ellos, vivos”. No sólo son sus largos cabellos azabaches en aquella tierra de rubios, es, sobre todo, la estrella amarilla de seis puntas cosida en la ropa la que las delata. Las chicas bajan la cabeza en señal de sumisión y se dan la vuelta en silencio. No sería la primera vez que un encuentro fortuito con militares alemanes termina con el desafortunado asesinato de un judío.
Una vez en casa cuentan lo sucedido y, por respuesta, han de soportar los severos reproches maternos. Malhumoradas, las muchachas se encierran en la habitación. Ana entra resoplando; Margot, con actitud seria. Las hermanas se sientan cada una en su cama.
Margot toma el libro que reposa sobre la mesilla de noche, La odisea, y comienza a leer. Ana se entretiene contemplando las fotos de actrices de cine que ha clavado con chinchetas en la pared junto a su cama. Sus admiradas Joan Fontaine, Carole Lombard, Ingrid Bergman, Marlene Dietrich y Katharine Hepburn parecen observarla desde su silencio de papel cuché. De todas ellas, la que más le gusta es la Hepburn, suelen darle papeles de mujer independiente, y ese rol conecta con el espíritu rebelde de Ana. La pequeña de las hermanas fantasea con que de mayor será actriz de cine, aunque las profesiones de periodista y escritora también le tientan. Repasa con sus dedos los rostros de las divas y suspira.
-¡Qué mierda! Para un día que mamá nos deja salir –protesta Ana.
-No digas palabrotas, pareces un estibador de puerto.- le reprende Margot.
-¿Cuándo acabará esta maldita guerra? ¿Cuándo podremos reanudar la vida normal y despreocupada que llevábamos antes de la ocupación? –se queja Ana.
-Papá dice que muy pronto desembarcarán los ingleses y nos liberarán.
-Papá viene diciendo eso desde que los alemanes llegaron aquí. Papá es un optimista.
-¿Y qué podemos hacer? –pregunta la hermana mayor desatendiendo su lectura y encogiéndose de hombros.
-Podíamos marcharnos.
-¿A dónde?
-A Suiza.
-Nos retiraron los pasaportes, ¿lo recuerdas? Para ir a Suiza deberíamos atravesar Bélgica y Francia, que también están ocupadas los nazis, y luego conseguir que no nos rechazaran en la frontera, he oído que las autoridades suizas no permiten la entrada a los refugiados judíos. A los judíos no nos quieren en ningún lugar del mundo. Por ahora sólo queda esperar.
-Estamos en una ratonera.
-Podría ser peor –responde Margot que ha retomado la lectura del libro y que mantiene la conversación sin apartar la vista del texto.
-Eso es lo que dice mamá, que todo puede empeorar y que nos quejamos por todo y que no pensamos en la suerte que tenemos. Mamá, también nos aconseja que, cuando estemos preocupadas, recemos. Pero, ¿para qué sirve rezar? ¿De verdad que se escuchan nuestras plegarias? Hay ocasiones en las que pienso que Dios está sordo y ciego y que no se entera de nada, si no, no permitiría lo que ocurre aquí abajo.
-Ni se te ocurra blasfemar –le advierte Margot.
-Ni se te ocurra esto, ni se te ocurra lo otro… ¡Pareces una vieja!
-Yo prefiero ser optimista y pensar cómo papá. Yo también estaba abatida, pero el mes pasado el pueblo holandés nos dio una lección de moral: Una huelga general en solidaridad con los judíos. Papá, que está al corriente de todo, afirma que en ningún país ocupado ha ocurrido una cosa así.
-¿Y de qué ha servido? Fusilaron a los cabecillas y han atestado las cárceles de huelguistas.
-Podría empeorar –repite Margot.
-¿Cómo?
-Nos podrían quitar las bicicletas.
Ana rompe a reír, su hermana se contagia de la risa y pasan unos minutos sin poder dejar de carcajearse, hasta que les duele la tripa. El padre, que las oye, llama a la puerta de la habitación y asoma su cabeza calva:
-¿Se puede saber de qué os reís? -El tono de la pregunta es alegre.
-Nada papá, cosas nuestras –responden al unísono las muchachas.
El padre cierra la puerta, también riéndose.
-¡Margot!
-Dime.
-¿Sabes qué es lo peor que podrían hacerme?
-No sé.
-Que me expulsaran de la escuela.
-¡Vaya! No sabía que te gustaran tanto los estudios.
-No es por las clases, tonta, es por los admiradores que tengo.
-Tú no tiene admiradores.
-Los tengo y los he tenido: Kimmel, Appy, Petel…
-Te los inventas. Te gusta ser el centro de atención. Tienes una imaginación calenturienta, en ocasiones me das miedo.
-Como tú no tienes admiradores.
-Pero, vamos a ver, ¿te has besado con alguno de ellos? –se encara Margot con su hermana.
-No, con ninguno, pero hemos hablado mucho.
-Bah, hablar, eso no cuenta.
Ana se tumba en la cama y le da la espalda a Margot. Hay veces en que se exaspera con su hermana, ¡puede ser tan desdeñosa!
Las chicas, junto al resto de su familia, pasan el resto de la jornada en casa. Cae la noche. Ana sabe que hay toque de queda para los judíos a los que se les prohibe pisar la calle después de las ocho de tarde. Asomada a la ventana, la hermana pequeña contempla la luna llena; “Al menos la luna no tiene religión”, murmura.
A la hora de la cena suenan las alarmas antiaéreas. A los judíos se les ha prohibido compartir los refugios con el resto de los vecinos, así que no queda más que apretar los dientes y esperar que cese el ataque cuanto antes. El padre ordena que apaguen las luces, de lo contrario podría interpretarse que colaboran con el enemigo y ser llevados, por ello, ante un pelotón de fusilamiento.
Son diez minutos de sonidos amenazantes: el ulular de alarmas y el cañoneo distante de las baterías antiaéreas. La familia aguarda boca abajo sobre el suelo del salón; les ha dado tiempo a agarrar un par de colchones de alguna de las camas y los usan para cubrirse a modo de parapeto, ¿Dónde caerán las bombas? ¿Cerca, como la última vez en que destruyeron la panadería del barrio? Nada, no se escuchan detonaciones. “Es extraño, muy extraño”, murmura la pequeña Ana que se escabulle del escondrijo desoyendo las advertencias maternas.
-¡Mirad, no son bombas, son fardos de algo!
-Ana, ¡apártate de la ventana!
-Hay un muchacho en la calle, ha abierto un paquete, creo que grita que es té –declara Ana.
-¿Té? ¿Por qué los ingleses iban a bombardearnos con té? Es la cosa más absurda que he escuchado en mi vida –alega la madre, que al igual que el resto de la familia ya se ha puesto en pie, mientras el padre arrincona los colchones.
-¡Té, té, té!, oigo al muchacho decirlo claramente. Voy a recoger ese té.
-Ana, ¡ni se te ocurra!, ¿quieres que te maten? –le riñe la madre.
-Cariño, no vayas, puede haber alguna bomba camuflada –advierte el padre. Pero Ana ya corre escaleras abajo.
Cinco minutos más tarde Ana vuelve a casa con un fardo abierto en las manos; sonríe exultante, derrocha alegría:
-Papás es té. ¡Son paquetitos de té!
Otto, el padre, examina el alijo. Se trata de bolsitas de té de cincuenta gramos de peso; en cada una de ellas está escrito en holandés: “Saludos desde las Indias neerlandesas libres. Mantengan alta la moral. Holanda volverá a levantarse”.
-¡Ésta sí que es buena! –declara Otto-. En efecto, los británicos nos han bombardeado con paquetitos de té –y se echa a reír, todavía incrédulo, con lo que parece más una humorada que una acción bélica. Carcajadas que contagian a toda la familia.
-¡Ahora mismo voy a preparar ese té! –proclama la madre.
Edith, la madre, sirve el té. Para la ocasión ha desembalado del interior de una caja de madera las tazas de porcelana fina que trajeron desde Alemania, guarnecidas entre virutas de madera, cuando tuvieron que emigrar a causa del hostigamiento nazi. El juego de té presenta motivos marineros esmaltados en azul. Edith se demora unos segundos en contemplar la silueta añil del velero que surca la porcelana de la taza.
-Es el mejor té que he tomado en mi vida –proclama Ana.
-Eso es porque desde que los alemanes ocuparon el país ya no lo has vuelto a probar. Antes venían los buques cargados con de té de Java y atracaban en el puerto de Rótterdam y, desde allí, se distribuía a todo el país –diserta Otto, que era dueño de una empresa que fabricaba estabilizantes para mermeladas y en el pasado estudió la posibilidad de introducirse en el mercado de las infusiones.
-Si Alemania hubiese tenido colonias, como tiene Holanda, es posible que no se hubiesen dedicado a invadir otros países de Europa –apunta Margot.
-Quién sabe –responde el padre.
-A los ingleses les sobrará el té para que nos lo regalen –conjetura Ana.
-¡No, qué va! Ya has visto el mensaje, se trata de propaganda. De hecho, en la Gran Bretaña el té está racionado desde julio del año pasado, cincuenta y seis gramos por persona y semana –informa Otto-. Piensa que la hoja no se cultiva en el Reino Unido, los mercantes que la transportan desde la India son torpedeados y hundidos por los submarinos germanos. Las autoridades británicas han declarado el té bien estratégico para el esfuerzo de guerra.
-¿El té? No lo entiendo. Acero para construir buques, aviones y tanques; petróleo para combustible..., pero té… –inquiere Margot.
-Por el efecto que tendría la falta de té sobre la moral de la población; si les faltara, serían capaces de rendirse –contesta el padre con seriedad.
-¡Qué especiales son estos ingleses! –opina Margot-. Soportan que la Luftwaffe arrase sus ciudades, pero no podrían pasar sin su té de las cinco.
-¿Y tú cómo sabes esas cosas? –pregunta Edith.
-Escucho a escondidas la B.B.C. –responde Otto.
-¡Escuchas la B.B.C.! ¡Si lo descubren los alemanes podrían matarte! –exclama la madre.
-¡Bah! Somos judíos, pueden matarnos por lo que quieran y cuando quieran –interviene Ana.
-¡Tú siempre igual! Fastidiándolo todo. No cambiarás nunca –protesta Margot. La madre rompe a llorar. -¿Lo ves, idiota? ¡Mira lo que has hecho! Has conseguido que mamá llore. ¿Qué necesidad hay de hablar de cosas desagradables?
-Lo siento mamá –la hermana pequeña toma la mano de su madre y la aprieta en un gesto compasivo.
-No, lloro de alegría –confiesa Edith- Estamos aquí, reunida toda la familia, ¡tomando té! Me parece sencillamente maravilloso. Es como antes de que empezara la pesadilla. Perdonadme, soy una tonta.
-A mí también me parece un suceso maravilloso –corrobora Ana-, los aviones de la R.A.F. han vomitado bombas y muerte sobre nuestras cabezas en cada uno de sus raids y esta noche nos han lanzado té y esperanza. Jamás olvidaré esta bendita noche, seis de marzo de mil novecientos cuarenta y uno. Creo que es un buen presagio. Quizás lo bueno comienza ahora y pronto se acabará la guerra y a los judíos nos tratarán como a personas y no como a seres infrahumanos y…
-¡Ana, qué imaginación tienes! Por Moisés que Dios te oiga –le interrumpe la hermana.
-¡Margot! Deja que tu hermana se exprese –le riñe el padre con suavidad.
-Ella es la pesimista de la casa, pero le das una taza de té caliente y se transforma, se vuelve más optimista que todos nosotros juntos –observa Margot con ironía.
-Lo creo con toda mi alma –insiste la pequeña Ana-. Os digo que es un buen presagio, sobreviviremos a esta guerra y en los años venideros cada seis de marzo nos reuniremos toda la familia a tomar el té. El mal no va a triunfar siempre. Toda la esperanza del mundo cabe en una taza de té.
-¡Hija mía, menuda frase esta última! Habrá que cincelarla en mármol. Palabra de Ana Frank –declaró Otto y toda la familia se echó a reír.

Relato ganador ex aequeo del I Certamen de relato corto "Té Cuento".

V CONCURSO DE RELATOS BREVES DE CORNELLÁ



La imagen puede contener: texto

sábado, 7 de abril de 2018

FUTURO IMPERECTO

Un siglo después de que se editara el último libro en papel –la postrera derrota de lo vegetal frente a lo digital-, las radiaciones emitidas por una gigantesca tormenta solar perforaron la magnetosfera terrestre; los circuitos eléctricos se colapsaron en su totalidad, los transformadores eléctricos fueron dañados, las comunicaciones tecnológicas abatidas, los aparatos e-readers fenecieron sin excepción y los contenidos de todos los e-books del planeta se extinguieron. La humanidad se enfrentaba a las consecuencias del grave error que había supuesto la abolición de las antiguas bibliotecas.

jueves, 15 de marzo de 2018


CERTAMEN DE RELATO CORTO "TÉ CUENTO"
- FALLO DEL JURADO -
Queridos teinitas,
El jurado del certamen ya ha emitido su fallo, que tenemos el placer de comunicaros:
1.- Debido a la similar calidad literaria de las mejores obras participantes, no ha sido posible seleccionar un claro relato ganador. Por lo tanto, el primer premio se considerará desierto.
2.- Se ha decidido ampliar el número de áccesits de 2 a 4 para premiar a los mejores relatos.
4.- Los 4 relatos premiados con áccesit son los siguientes:
- "Amazónico Té", Juan Ochoa López
- "El Nuevo Mundo", Carlos Gutiérrez Lora
- "Kintsugi", Claribel Aránega Pérez
- "La Primavera del Té", Héctor Daniel Olivera Campos
Os esperamos el día 20 de abril a las 19:00 en la sala de exposiciones de B the travel brand Xperience Madrid (C/ Miguel Ángel 33), donde celebraremos el acto de entrega de premios.

SABOTAJE




Los primeros en dar la voz de alarma fueron los del departamento comercial, algunas piezas salían defectuosas de fábrica, los clientes estaban molestos. Control de calidad llegó a la conclusión de que alguien saboteaba la producción desde dentro. Se instalaron cámaras de televigilancia, se contrataron detectives privados que se hicieron pasar por operarios; todo fue en vano, no identificaron al saboteador. El gerente estaba irritado, la celebración del mayor salón del sector estaba a un exiguo puñado de hojas del calendario; si estallaba el rumor de que produciendo eran unos chapuceros, las ventas caerían con resultados dramáticos.

Mientras cena, un obrero ve el telediario. En Siria, un avión vomita bombas con forma de supositorios sobre una ciudad de nombre exótico. El obrero sabe que una docena de esas bombas no estallarán, él se ha encargado de inutilizar las espoletas. Es su contribución al mejoramiento del mundo.

Este microrrelato  fue galardonado con el XI Premio Saigón de Literatura 2017.